«La Chanson du Bonheur», trofeo de oro del IX Festival de la Canción Mediterranea de Barcelona

Fecha: 03- 10-1967

Fuente: Diario La Vanguardia.

 

En segundo y tercer lugar se clasificaron los títulos «Com el Vent» y «Mulino a Vento», respectivamente.

Con interés creciente fueron desarrollándose las sesiones eliminatorias del IX Festival de la Canción Mediterránea, ante un auditorio cada vez más apasionado, que llenaba la sala de actos del Palacio de las Naciones y aplaudía con calor a sus canciones predilectas, iniciando ovaciones incluso mucho antes de que el cantante finalizase su interpretación.

Factores determinantes de este favorable clima de interés por la competición hay que situarlos en la calidad positiva de varias de las canciones concursantes, en la talla de sus intérpretes (de calidad global superior a los promedios imperantes  en la historia de este torneo) y también en buena parte al buen sentido que han venido exhibiendo los jurados secretos en la selección de las dos primeras sesiones del Festival. (No se conocen todavía los resultados finales en el momento de escribir estas líneas, en la propia escena del concurso en plena ebullición).

Ciertamente, en los resultados de las dos primeras eliminatorias se advierte buen criterio y sensibilidad, y ello es un buen precedente para esperar la votación final. En las diez canciones seleccionadas para la segunda sesión estaban todas las favoritas del público y en general cabe considerarlo una buena elección, aún teniendo en cuenta dos o tres puntos chocantes, como es la inclusión de «Mia Foni», la más floja de las canciones del frente griego-chipriota, dejando apartada «Ta Cheria mou Adhiana» que era sin duda la mejor de ellas, o la selección de «Mulino a Vento», que es también la más endeble de las cuatro canciones italianas, o la eliminación de una canción española, «Con los ojos abiertos». Son detalles de afinación pero de importancia relativa, toda vez que entre las canciones eliminadas no hay ninguna que reuniese muchos votos públicos como ganadora final.

En la segunda sesión se trazó una selección de cinco canciones, presidida también por el acierto en términos generales, aunque con dos puntos detonantes:

la eliminación de la canción española «…Y volverás» (interpretada por Santy y Jack Carmelo) y de la francesa «Nos Mots La» (Nancy Holloway y Guy Mardel) que era una obra perfectamente digna no ya de pasar a la final sino incluso de ganar el primer premio. En cambio, se mantuvo «Mulino a Vento», que en estricta justicia no podía haber sobrevivido a la primera eliminatoria. En cambio, los jurados sostuvieron las dos canciones en catalán, «Com el vent» y «T’estimo i t’estimaré », con la viva aprobación de la gran mayoría del público asistente. Esta es un hecho realmente notable y la propulsión de los dos títulos catalanes hasta el mismo «round» final como representantes únicos de España en la fase resolutiva no podrá ya ser achacada esta vez al favoritismo del público de Barcelona, ya que este resultado proviene de los garantizadamente imparciales jurados secretos situados en las distintas provincias del litoral mediterráneo español. No sería excesivo deducir de ello una especie de «rehabilitación» de los sufragios públicos que premiaron un día «Se’n va anar», lo cual no deja de ser satisfactorio.

Cinco Finalistas

Las dos canciones españolas, en lengua catalana, poseen calidad suficiente para ocupar dignamente un puesto en el sprint final; en esto están de acuerdo la mayoría de los competidores extranjeros.

«Com el vent» tiene una construcción muy parecida a «Se’n va anar», por supuesto, se nota que es, fruto de los mismos autores. Un texto excelente una estructura musical brillante y adecuada al tema del verso. Dova da una buena interpretación, pero Salomé, exagerando el grito y el ademán por encima de lo que en rigor exige la obra, es quien levanta más aplausos con su exhibición de presencia, de dominio de la escena y de poder de captación. Y de técnica festivalera, por supuesto.

«T’estim i t’estimaré», de A. Mus y Parera-Fons, tiene una poesía más simple que «Com el vent», de José M. Andreu, y tratándose de canción popular de máxima divulgación, la simplicidad no es nunca un defecto. La contextura musical es de porte poco corriente en el género, lo que le da un grato sabor de originalidad. Parera Fons, el propio autor, da una versión muy ajustada al clima de la obra, pero Betina, cantante de otro estilo, no parece muy identificada con esta canción.

«Dammi la giacca» reposa sobre una partitura muy atractiva, de un aire lejano de blues. que resulta muy distante del adocenamiento que suele imperar en los festivales de la canción que conocemos por aquí. Lástima que la pareja de intérpretes prevista, Little Tony y Gianni Péttenati, se ha visto sustituida por un novel, Corrado Francia, que no da a la obra el relieve que podría tener. La otra canción italiana, «Mulino a Vento» es de talante sumamente festivalero y ocurre con ella lo contrario:

su intérprete único, Little Tony, es quien le da un impacto que la fría partitura por sí sola, no tiene, Guy Mardel se ha afirmado como el mejor cantante del equipo francés lo mismo que Nancy Holloway (ella, la mejor cantante del Festival, a nuestro gusto) «La Chanson du Bonheur» es obra del mismo Mardel y recibe de él una interpretación muy convencida; no así Nancy Holloway, que se encuentra desplazada, en un género que no es el suyo. Es una canción muy simple, llana y directa, de corte tiernamente juvenil, como para ser interpretada por una niña tipo France Gall (si es que no ha crecido demasiado ya) antes que un caballero de pelo en pecho como Mardel o una artista de temperamento, como la Holloway.

Entre estas cinco canciones, triunfadoras ya por el hecho de haber pasado a la tensa sesión final, están deliberando los jurados secretos en el momento de dar estas líneas a la imprenta, con el cierre de la edición que se cierne sobre el horario. Las cinco han sido muy aplaudidas y cada una de ellas tiene fuerte apoyo en el público.

No se adivina una preferencia mayoritaria por una sola de ellas, aunque se percibe la sensación de que la victoria de una de las dos canciones españolas finalistas sería muy bien recibida.

Comentario final

Mientras esperamos el veredicto, digamos que la puesta en escena del Festival ha sido muy bien cuidada. Todo el espectáculo se ha desarrollado con buen ritmo en las tres sesiones y no ha habido fallos. Se presiente en ello la mano rectora del maestro Cubeles.

Los presentadores, Luis del Olmo y Marisa Medina, no han destacado en nada y ello entraña ciertamente un elogio.

Las orquestas han actuado correctamente.

Ha habido algunos arreglos verdaderamente notables, que han sido ejecutados con soltura y precisión. Nos ha gustado muy especialmente la elegante eficacia del director francés Roger Roger.

La solemne Cena de Gala del Mediterráneo ha sido este año sustituida por una rápida cena fría que se servirá ahora mismo, al finalizar el reparto de premios, en un establecimiento del otro lado de la avenida de María Cristina.

Parece que en el curso de esta cena resopón se dará el Premio de la Crítica y el Premio a la Mejor Letra Española, premio este último para el que se ha reunido un jurado especial de expertos presididos por el académico don Guillermo Díaz Plaja.

Y así quedará cerrado, esta misma noche, el noveno Festival de la Canción Mediterránea, que ha tenido un desarrollo francamente positivo. Esperamos que el décimo Festival todavía lo mejore. – Redactor: Alberto Mallofre.

 

Resultado de las Votaciones

Hacia la una y media de la madrugada se dio a conocer en el Palacio de las Naciones de la F.O.I.M., el veredicto emitido por los jurados constituidos en las diversas capitales españolas ribereñas del Mediterráneo.

Se proclamó canción vencedora con un total de dieciséis votos y le fue otorgado el trofeo de oro a la canción francesa «La chanson du bonheur», compuesta por Guy Mardel e interpretada por Nancy Holloway y el propio autor.

El trofeo de plata fue concedido a la canción española «Com el vent», que obtuvo catorce votos. El trofeo de bronce fue otorgado a la canción italiana «Mulino a vento». En cuarto y quinto lugares se clasificaron las canciones «Dammi la giacca» y «T’estim i t’estimaré».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + cinco =