La noche de los gamberros en París (08-01-1962)

Fuente: Diario Lanza (8 de enero de 1962). Imágenes de referencia de Archivo

Cientos de «‘blousons noirs» irrumpieron en París a principios de 1962 destrozando los coches, no faltando los robos y atracos de grandes sumas.

El fin de año ha sido lucido, en las pocas horas que marcan el tránsito del 61 al 62, los gamberros han llenado la capital francesa con sus «hazañas». Si es cierto, que en un segundo cambiamos de año también, lo es también que se necesitan unas cuantas horas para acostumbrarse a la idea.

Quizás por eso, porque necesitaban acostumbrarse a ella, los «blousons noirs» se han lanzado al pillaje y a la destrucción, dando ejemplo de sus posibilidades en los meses que restan de 1962. El panorama es de espanto.

Solo en la noche del fin de año se cometieron diez agresiones

Los autores son jóvenes, o bien gangsters disfrazados de policías. Se han dedicado a robar la cartera o el bolso a los viandantes, sustrayendo así unas cantidades poco importantes, pero molestando luego a los propietarios, y dejándolos, en definitiva, sin documentación.

Dos de los atracados se han resistido, por lo que han sufrido los malos tratos contundentes de los malhechores, y tuvieron que ser hospitalizados.

Varios centenares de gamberros de los barrios periféricos se dejaron caer sobre el Boulevard Rochechouart, en la parte baja de Montmartre. Su diversión, una vez allí, han consistido en pinchar los neumáticos de los coches, arrancarle las antenas a las radios de los mismos, quitarles los parabrisas, etc…

A un taxista que se opuso a la maniobra, le agredieron cobardemente. Los gamberros fueron atacados por la policía, huyendo en desbandada, no sin dejar unos 30 detenidos. Por ellos se ha sabido que tienen entre 13 y 18 años, y que decidieron pasarlo en grande a costa de los demás.

También en esas horas de excitación e histeria, se cometieron varios atracos motorizados. Los jóvenes que buscan dinero para sus diversiones han descubierto que es muy fácil lograrlo mediante el robo en moto. Se acercan a las señoras, les arrancan el bolso de las manos y desaparecen a toda velocidad.

De mayor envergadura tenemos también los atracos a los cobradores de las empresas que reparten ahora una paga extraordinaria con motivo del año nuevo.

Estos son robos de miles de francos nuevos. En general, se ha tratado de individuos enmascarados, armados hasta los dientes, de este tipo se han dado seis atracos en los últimos días.

La operación más espectacular, sin embargo, en esta escala creciente de actividades infamantes, fue la del 27 de diciembre del 61, que se nos acaba de ir. Se trata del robo a plena luz de joyas por valor de unos 8 millones de pesetas en una joyería del Faibourg Saint Honoré.

Se da el caso que esta zona es una de las más vigiladas de París, pues en las inmediaciones se encuentra el Elíseo y también está el Ministerio de la Gobernación. Los ladrones han sido dos jóvenes que han utilizado un scooter, con lo que han evitado fácilmente los atascos, tan frecuentes en estos días y en esta zona de gran tráfico rodado.

Todos estos hechos tienen una línea común, que enlaza perfectamente el gamberrismo juvenil con la delincuencia madura. Los jóvenes que a los 13 años arrancan las antenas de los coches y pinchan sus neumáticos, acabarán luego robando en una moto bolsos de señora, y luego joyerías de alto copete. Es una aventura cada vez más emocionante….y cada vez más renditiva.

Para acabar de sumir en la desesperación a los encargados del orden público, se ha dado hace unas pocas horas, el caso insólito del plástico utilizado por ciudadanos que se deben considerar honrados. Se trata de los siguientes: dos carnicerías que se habían negado a seguir las consignas sindicales de oponerse a cierta forma de venta de la carne de vaca, han sido «plastificadas» por los miembros de cierto «comité de vigilancia» de los huelguistas.

Esto es el efecto del mal ejemplo. Si hay quienes utilizan el plástico como arma política ¿por qué no hacer uso de medio tan cómodo para acabar con los esquiroles?

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 8 =